Administradores de fincas en Leioa: convivencia en las plazas de garaje

Administradores de fincas en LeioaUno de los asuntos que más problemas causa a los propietarios y generan trabajo a los administradores de fincas en Leioa es el tema de las plazas de garaje. Desde un vehículo que excede el límite por escasos centímetros hasta el pago de las cuotas, todos los aspectos derivados de este tema tienden a desencadenar una serie de conflictos entre los vecinos.

Y es que la convivencia es un tema complejo, especialmente cuando se trata de personas a las que no nos une ninguna clase de parentesco, afinidad o afecto, es decir, con aquellas con las que debemos compartir espacios y bienes por obligación; por tanto, es común que hasta un mínimo detalle puede ser la causa de una disputa.

En este sentido, es importante tener en cuenta que los propietarios de viviendas o locales de una comunidad tienen el deber de cumplir con determinadas obligaciones derivadas de sus plazas de garaje, entre ellas podemos mencionar:

– Las relacionadas con la seguridad, tales como asegurarse de cerrar la puerta que da acceso a la calle o mantener una buena iluminación.

– Las que tienen que ver con el aseo, lo que además del control de la basura también incluye el orden en cuanto a pertenencias tales como motos y bicicletas cuando se trata de espacios comunes.

– El respeto a los límites de la plaza.

Este último aspecto es uno de los que genera mayores conflictos, puesto que quienes lo exceden tienden a causar molestias a los demás y pese a ellas se justifican afirmando que son solo unos pocos centímetros, que los vecinos exageran, que realmente no obstaculiza el paso y otras tantas excusas que sean ciertas o no, no sirven de justificación para vulnerar una norma.

Adicionalmente, también pueden presentarse situaciones de ocupaciones ilegales, estos son problemas de mayor seriedad porque pueden tener como consecuencia la aplicación de las normas penales.

Afortunadamente, la junta está integrada por los administradores de fincas, quienes están facultados para orientarnos en estos casos y alcanzar soluciones amistosas. Sin embargo, no está de más cooperar respetando los estatutos y procurando una convivencia amistosa con los vecinos.

Deja un comentario