Clínica dental Leganés: algunos procedimientos odontológicos comunes

Nadie ignora la importancia de mantener una buena salud bucal, no solo por el hecho de que la boca se encuentra en el rostro, nuestra primera imagen, sino porque con ella cumplimos muchas funciones primordiales como hablar, comer, besar, etc. Diariamente debemos darle, nosotros mismos, el mantenimiento correcto y unas dos veces al año visitar la clínica dental Leganés de nuestra preferencia para recibir tratamientos que solo un profesional de la odontología puede darnos.

Existen procedimientos rutinarios que todos hemos recibido como supresión de caries, empaste u obturación y tartrectomía o limpieza de piezas dentales. Algunos también conocemos la menos deseada: exodoncia. Esta última se usa si un diente tiene que ser removido. Ya sea porque se requiere el espacio: generalmente en el caso del tercer molar (cordal o muela del juicio) o por tratamientos ortodóncicos, también cuando alguno está muy dañado y no puede ser reparado.

Adicionalmente, también hay métodos quirúrgicos practicados por cirujanos maxilo-faciales que se realizan en situaciones específicas. A continuación, mencionaremos algunos de ellos:

  • Apicectomía: consiste en la remoción de la raíz infectada del diente y de los tejidos cercanos. Se practica, entre otros casos, cuando la endodoncia o tratamiento de conducto no ha sido exitoso.
  • Gingivectomía: para prescindir del tejido gingival dañado. Permite suprimir la pared blanda de la bolsa, haciéndola menos profunda y aumentando la visibilidad y el acceso.
  • Gingivoplastia: se utiliza siempre acompañada de la técnica anterior y tiene como objetivo redefinir el contorno de la encía, sin bolsas, para que adquiera su fisiología normal.
  • Ostectomía: en este caso la cirugía compromete al tejido óseo, eliminando el fragmento que deforma el maxilar o altera su funcionamiento. Incluye el suavizado de la superficie con una lima para hueso.
  • Técnica de elevación del colgajo: para separar la mucosa del hueso, creando el colgajo y sosteniéndolo alejado del campo operatorio. Es parte de otros procedimientos quirúrgicos aplicados simultáneamente.

Para evitar, en principio, la necesidad de estos tratamientos debemos dar buen cuidado a nuestros dientes y enseñar a nuestros niños a hacerlo también. Un correcto cepillado después de cada comida, uso del hilo dental, una alimentación adecuada y visitas periódicas al odontólogo nos permitirá mantener sana nuestra dentadura el mayor número de años posibles.