Gingivectomía en clínicas dentales en Madrid

Qué es una gingivectomía

La periodontitis es una enfermedad bucal que ataca el tejido gingival. Cuando se crean bolsas periodontales es preciso aplicar la gingivectomía, que consiste en retirar el área lesionada. Este tipo de procedimiento debe ser llevado a cabo por un profesional, por lo que es recomendable visitar alguna de las mejores clínicas dentales en Madrid.

Aunque es un procedimiento quirúrgico sencillo que se realiza en las clínicas dentales, requiere de los cuidados pertinentes para lograr obtener buenos resultados. Las complicaciones que se presentan en los pacientes que se realizan la gingivectomia son muy poco frecuentes y su efectividad es alta.

Fase quirúrgica de la Gingivectomía

Antes de poner en marcha esta técnica, el especialista realiza un estudio bucal, en el que se determina el estado de la encía utilizando una sonda dental. Este es un aparato con el que se reconoce la profundidad de la bolsa periodontal.

Posteriormente, se marca el área donde se realizará la incisión y se aplica la anestesia local correspondiente. En el caso de que haya presencia de infección, se debe dimitir del proceso, para prescribir antibióticos y controlar la situación; posterior, se podrá continuar cuando haya desaparecido.

Si no hay mayores complicaciones, se realiza el corte en la encía y se retira el tejido gingival deteriorado. A su vez, se suaviza la encía con un instrumento rotativo para estimular la cicatrización. Por último, se protege el área con cemento quirúrgico para evitar problemas. 

Gingivectomía láser – Proceso innovador

Básicamente, la gingivectomía con láser tiene el mismo principio que la convencional, pero los medios que se usan para ejecutarla varían. Se realiza con un aparato especial que irradia una luz láser con la que se elimina el tejido, sin dolor y no se requieren suturas.

La Gingivectomía debe ser realizada por especialistas
La Gingivectomía debe ser realizada por especialistas

¿La gingivectomía puede traer complicaciones?

Son muy pocos los casos en los que se han detectado complicaciones. Pero, en aquellos pacientes que tengan profilaxis antibiótica o dificultades con la coagulación, deben asumir mayores cuidados, para evitar desgarros de nervios o de tejido sano.

La higiene bucal es determinante en el proceso de recuperación. Con ella se evita el retorno de infecciones o hemorragias. En el mismo sentido, las molestias propias del procedimiento se pueden hacer presentes dentro de las 48 horas después de la operación, pero deben desaparecer con el paso del tiempo.

La recomendación principal es tener los cuidados de la salud bucal, que evitan en tener que llegar a los extremos de aplicar una gingivectomía. En el caso de que no haya otro remedio, el paciente debe seguir los consejos del especialista y visitarlo regularmente durante la recuperación, para que pueda vigilar el progreso de la cicatrización del tejido.

Nim proyecta